lunes, 24 de septiembre de 2012

El inquietante mundo de Worlds.com


Esta va a ser una de las entradas de contenido variado que anuncié al crear el blog. Seguiré hablando de un videojuego, pero en un entorno más general, tratando aquello que lo relaciona y no tanto el juego en sí. Pero primero, situémonos un poco y describamos el lienzo sobre el que vamos a contemplar la pintura: Worlds.com, un chat masivo online muy semejante al ya famoso Second Life, pero sin tantos adelantos como este último. Fue creado a principios de los años 90 y misteriosamente, sus servidores siguen tan en línea como antaño.

Con un servicio de customización de avatares bastante raritos, y un sistema de creación de mundos un tanto peculiar, este juego sigue siendo habitado por un conjunto de personas muy reducido. Básicamente, al tratarse de un juego-chat, no hay objetivos ni misión. La única parte explotable de este extraño y viejo juego consiste en la creación de entornos 3D, donde son acoplados dentro del juego una vez creados. Mediante puertas, links o hipervínculos puedes acceder a ellos desde salas de portales adyacentes a la sala principal.

Pero lo interesante de este juego, desde un punto de vista de usuario medio sin conocimiento de 3D, es la exploración. Caminar y caminar por los extraños mundos creados por otras personas, acompañado de amigos o en solitario, y ver los extraños diseños que los usuarios habituales del juego son capaces de hacer.

En general, no parece algo demasiado perturbador. Un juego antiguo, enfocado al diseño 3D y aparentemente normal. Pero la leyenda empieza justo aquí...



Hará relativamente poco (comparado con el tiempo que llevan los servidores online), surgió un hilo en /x/ hablando de este curioso juego y sus mundos. Rápidamente, un equipo de exploradores amateur se pusieron las mochilas a la espalda e iniciaron su viaje. Lo que encontraron allí fue lo que hoy en día también se puede encontrar al iniciar el juego por primera vez y explorar un poquito: Gente con extraños avatares en el lobby, parados, AFKs, sin movimiento ni vida. A medida que iban explorando un poco la realidad de worlds.com, un extraño habitante apareció ante ellos. Su nombre era Nexialist.

Y su apariencia desde siempre les pareció extraña. Lucía un avatar negro, desde el cuello hasta los pies, como si se tratase de una especie de gabardina, y su cabeza era la de un animal bovino ensangrentado. Empezó a whispear a algunos de los exploradores, que individualmente o en grupo avanzaban por el laberíntico juego, con una charla extraña y perturbadora. Algunas veces, se quedaba en silencio teleportándose a los nuevos huéspedes y siguiéndolos desde la sombra, y muchas otras ofrecía un tour por los rincones más extravagantes de esta realidad virtual.

A partir de aquí, rumores empezaron a surgir acerca de la naturaleza de este pequeño personaje. Muchos creen que se trata de un usuario regular del juego pasándoselo bien y otros tantos creen que en realidad se trata de un bot poseído por alguien o por algo.


Debido a la avanzada edad de sus usuarios corrientes, y su forma de hablar con extraños ajenos al juego, se ha empezado a pensar incluso sobre un posible culto que tenga su sede en el juego, y que intente atraer a los nuevos jugadores que de una forma u otra, acaban jugando. El curioso eslogan del juego, aunque inocente a simple vista, dentro de un ecosistema de cultos y sectas tomaría un matiz bastante inquietante. "Construyendo nuevos mundos". ("Building better worlds" en hereje)

Sin embargo, existe una gran mayoría de personas que creen que todas estas historias son una farsa y que es el propio Nexialist el autor de los distintos hilos creados en /x/ y /v/, como método para promocionar su juego e intentar llevarlo de nuevo a la época dorada, como lo era hará muchos, muchos años, justo antes de que la mayoría de sus usuarios se mudasen al famoso Second Life.


Atraído por los cuentos y rumores, decidí meterme de lleno en el asunto y probar por mí mismo si todo aquello era verdad. Nunca he sido demasiado confiado y aunque la mayor parte de la experiencia consistía en entrar al juego y hablar con aquellos que normalmente pululan por el lobby, pocas veces me atreví a hacerlo. Respondía cuando me hablaban y poco más. Fueron muy pocas veces, ya que siempre que entraba los encontraba AFK o hablando entre ellos sobre ningún tema en específico.

Con el tiempo, y después de andar y bajar muchos mapas, aprendí crearme un avatar como Dios manda y a teleportarme a mundos que servían de links a muchos otros, y poco a poco fui adentrándome en este oscuro mundo de Internet. Visité Bowie World y su capilla satánica, el mundo de la bruja de Blair, la Fun Zone y algunas ciudades fantasma. Desgraciadamente, no recopilé ninguna imagen del viaje, pero hace relativamente poco decidí volver a entrar y hacer un poco de tour por este extraño juego.

Una vez encontré a Nexialist por ahí, lo reconocí de lejos y llevaba un avatar que difería bastante de lo que había oído. Su cuerpo era azul y su cara era roja y daba miedo. Nunca llegué a intercambiar palabras con él, decidí ir por mi cuenta y explorar, que era a lo que realmente había venido a hacer.

Sin más dilación, cambié mi antiguo avatar por uno acorde a los rumores y leyendas. Usé el cuerpo de un avatar predeterminado, La Muerte; me puse la típica cabeza de animal y me pinté la cara de rojo.

Hmm... Sexy

Momentos después, accedí como siempre al lobby y no encontré nada alejado de la realidad. Gente ausente y despreocupada que o bien dormía, o tenía mejores cosas que hacer.


En un extraño intento de buscar cosas raras, me adentré en un mundo que me hizo pensar sobre mí y sobre mi vida, y a su vez, caer completamente en la más profunda de las locuras. El mundo de Britney Spears.

¡¡¡¡¡AAAAAAHHHHHHHHH!!!!!

Asustado y aún no recuperado de semejante shock, me dirigí de nuevo al mundo de los portales, un lugar enorme con títulos de mundos, que al hacer click en ellos servían como método de teletransporte. Había oído hablar de un mapero famoso que acostumbraba a hacer mapas por aquellos lares, Jimbly, así que busqué uno de él y me metí a la aventura. Se llamaba The Gauntlet, y era un pasillo con varios teletransportes. Uno de ellos me llevó a lo que parecía una especie de iglesia con vidrieras a los lados.

Objetivo cumplido: Encontrar el contenido equis del juego.

Aparentemente atrapado entre las cuatro paredes, decidí volver atrás y darle otra oportunidad a The Gauntlet, y me metí por otra puerta. Sorprendentemente me encontré con una de las ciudades fantasmas que antes mencionaba. Después de pulular un poco por la zona, un cartel atrajo todo mi interés.

De momento la cosa pinta bien.

Al entrar, otra visión cruel estalló delante de mis ojos.

¡¡Nooo!! ¡¡Esto no era lo que me habían prometido!!

Con un acto reflejo propio del más veterano de los campeones coreanos de Starcraft, salí de aquel mundo para volver de nuevo a The Gauntlet. Esta vez, al meterme por otra puerta, dí a parar de lleno a otra sala de portales, más pequeña que la inicial. Allí, otro cartel atrajo mi atención.


Curioso y en busca de lo bizarro, decidí entrar en el escalofriante mundo de LSD Dream Emulator, para así intentar satisfacer mi ansia de cosas raras. Lo que me encontré no fue nada del otro mundo, pero sí algo bastante trabajado y loable. Una recreación del primer nivel del juego.

Hm... Esto me suena.

Después de visitar aquellos pasillos, y con una agradable sensación de nostalgia en el cuerpo, volví a la zona de portales de The Gauntlet y me puse a explorar un poco más. Encontré una sala de estudio, residencias y cosas algo rarillas.

Esto estaba en el estudio. ¿Será aquí donde el culto planea sus malvadas conspiraciones?
Estas cosas se movían.

Cansado de explorar y encontrar poco más que mapas aburridos y eróticamente engañosos, decidí darle una última oportunidad a The Gauntlet y entrar en la última sala, más allá de la zona de portales y alejada de todo lo demás. Al principio, no era más que otra habitación cerrada con paredes similares a la anterior zona, pero al entrar en la puerta frontal me encontré esto.

Estem...

Fotos y fotos de los usuarios que regularmente juegan a worlds.com. Puede parecer normal, como una especie de galería, recordando aquellos que han pasado por allí y han creado los mejores mundos, pero yo os aseguro que estaba entre cegado por la ilusión de encontrar algo raro y asustado. Caminé un par de salas, con todos aquellos rostros mirándome fijamente... Y de repente, sentí como si alguien me estuviera observando. Ante mí se mostró lo que parecía una efigie negra con la piel ensangrentada, uno de los moradores del juego. Necrocyst.

Saludos buen señor, me he perdido.

Se limitó a seguirme, como si se tratase de mi propia sombra, quizás intentando averiguar qué hacía yo en aquel apartado lugar, o puede que simplemente hubiera decidido seguirme para paliar un poco su aburrimiento. De una forma u otra, lo que hice fue correr. Correr todo lo que pude hasta el final de la galería, pero él seguía ahí, detrás de mí. Yo era su objetivo y no me iba a dejar escapar así como así.

Tenga piedad, buen señor, tengo familia e hijos. Bueno, quizás no, pero no me mate.

Cuatro o cinco salas más tarde, encontré una habitación repleta de fotos de una sola mujer, una tal kellikat. Al observar todas sus fotos, aquella extraña presencia abrió su boca por primera vez y me preguntó algo.

Hombre, tampoco era para tanto, pero creedme, el listón estaba MUY bajo.

Con una mezcla de inquietud y confusión en el cuerpo, seguí avanzando por la galería hasta encontrarme con las últimas salas. A estas alturas, y después de ver tanta fotografía y tantos rostros mirándome, pensar que al final del pasillo habría una foto gigante mía me ponía los pelos de punta. Como si se tratase de una extraña lista de víctimas de algún tipo de asesino en serie. Lo cierto es que si no me falla la memoria, no conseguí encontrar nunca una sola foto de Necrocyst en todo el lugar, pero tampoco estoy muy seguro.

Al llegar a una de las últimas salas, encontré el retrato de Nexialist.

¿Recordáis al de la izquierda? Sí, es el creador del mundo de LSD Dream Emulator.

El muy cabrito no había tenido lo que había que tener para subir una foto suya. Aunque bien mirado, ¿qué fotografía va a poder poner un espíritu atrapado en un bot? ¿O el líder de un infame culto para la supremacía mundial?

Seguí avanzando a través de las salas y poco más pude apreciar. Como siempre, Necrocyst siguiéndome y tratando de averiguar qué es lo que realmente me proponía.


Al llegar al final y no encontrar nada, me di la vuelta y salí de la galería. Me metí acto seguido en la puerta de la derecha y encontré lo que parecían vídeos de los usuarios, hablando de no sé qué. Me pareció un muermo inaguantable y salí de allí tan pronto como había entrado. Horas después, me enteraría que uno de esos vídeos involucraban a kellikat bailando frente a su webcam. Maldición.


Y ese es el final de mi aventura. Creí que ya había explorado lo suficiente por hoy y apagué el juego.

Desde un punto de vista personal, no vi demasiado material extraño o raro, y las pocas cosas que me hicieron asustarme fueron por mi propia personalidad asustadiza. No encontré nada demasiado raro en los mapas ni me pareció algo bizarro, pero quién sabe. Worlds.com ahora mismo está muerto, y lo único que queda son los antiguos mapas creados por los que ya se fueron, y algunos usuarios demasiado aburridos como para seguir creando después de tantos años.

Quizás lo único que querían estos personajes era enseñarle al mundo lo que un día fue su juego favorito, e intentar volver a aquellos tiempos. Pese a los gráficos desactualizados y su complejo control y diseño, algunos fans se niegan en rotundo a dejar que muera y siguen entrando cada día para que todos aquellos momentos que han pasado con otros usuarios no se pierdan en el olvido.

Pero por otro lado, las leyendas podrían ser ciertas y quizás estuviéramos hablando de locos de remate atascados en los años noventa, y que Nexialist realmente es un perturbado social que disfruta asustando a los recién llegados, con sus avatares amorfos y bizarros.

Si por alguna casualidad os interesa el tema de los maperos locos, artistas de lo extraño en el mundo del diseño 3D, es mi deber recomendar también la lectura de otra de mis entradas: El Mundo de... Hondo

Sea lo que sea este pequeño juego, merece la pena aunque sea hacer una ronda o dos de exploración, porque aparte de la posibilidad de explorar con amigos, nos ofrece una puerta a un lugar de Internet donde el tiempo se ha parado, lo que nos ayudará a imaginar cómo eran las cosas hará quince años. Ahora lo único que queda de todo ello son los restos de una comunidad muerta y los fantasmas que por ella pululan.

8 comentarios:

  1. Me ha gustado muchísimo ésta entrada, aunque no me parece tan alejado de los videojuegos como comentas. En cualquier caso, la historia es curiosísima y no conocía de nada el juego, pero es sorprendente que aún haya quien lo siga visitando (me ha gustado ésa recreación del LSD Dream Emulator, el bicho les ha quedado clavado).

    La verdad es que casi me has dejado con ganas de adentrarme en World.com a ver si vivo una aventura de paranoia fuel similar, pero seguro que tú te aburriste mucho por allí exceptuando la aventura que cuentas por la entrada, porque estando tan vacío...

    Muy interesante, en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para pasar una tarde paranoica de verdad, es necesario hablar con la gente que normalmente juega a eso, pero ya te digo, yo soy muy cobarde y me dan miedete esas cosas. Pero por lo que tengo entendido son gente corriente que te cuenta su vida y el porqué de su estancia en el juego, después de tantos años... Lo interesante sería hablar con Nexialist, dejarnos asustar por él, ver con nuestros propios ojos todo ese tema del culto y encontrar algún mapa realmente paranoico.

      Pero si vas por ahí sin interactuar con nadie y mirando estatuas de demonios pixeladas, pues sí, es un poco así asá.

      Eliminar
  2. Hey!! Porfavor me puedes decir como llegar ahi... D:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ahí? ¿Ahí, dónde? Worlds.com tiene un sistema de transporte muy rebuscado, nunca supe muy bien cómo funcionaba, y probablemente nunca lo sepa... Es un juego muy antiguo, por lo que puede que ya no funcione en los ordenadores más modernos.

      Me temo que no puedo ayudarte demasiado, lo siento. :(

      Eliminar
  3. Una súper publicación!, me ha encantado
    Comencé a entrar a worlds hace ya tres meses, fué a partir de un proyecto sobre mundos virtuales, me ha fascinado tanto este tema, pues recuerdo haber jugado cuándo pequeña (2002 aproximadamente) a una plataforma llamada "mundo guay" que era muy muy similar (Ahora ni la página existe) y en el cual pasaba tardes creando casas, interactuado con otras personas, y todo como en una realidad alterna. Lo que me encanta de este tipo de plataformas virtuales es que no existe un límite para la creación, y esto se presta mucho al acercamiento artístico dentro de un espacio virtual. Imaginate cuándo sea más común tener en casa el Oculus rift... madre mía!

    A ver que día exploramos worlds juntos!

    Saludos! y pasáte por mi blog ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Ya hace un año de tu comentario, pero me alegro que te haya gustado la entrada. ¡Próximamente espero volver a descubriros más mundos virtuales del estilo de Worlds.com!

      Eliminar
  4. Yo hallé allí a un "usuario" llamado System17, no tenía su nombre arriba y se portaba como una Inteligencia Artificial, incluso me hacía preguntas raras sobre el mundo real, por ejemplo "Que se siente dormir?", "Es bonito comer?", "Que sientes al abrazar un cachorro?". Me dió algo de miedo cuando empezó a preguntar aunque parece inocente y dulce, tiene el avatar de una niña pequeña. Parece que es una presentadora o algo asi porque me hizo un recorrido breve, si es una IA esta muy bien programada aunque da miedo que pregunte cosas. Excelente juego para pasar una noche de miedo explorando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray... Qué mal rollito. Un día tengo que probar a socializar por ahí, que según he leído, sus usuarios son el aspecto más inquietante del propio juego.

      Eliminar